TISSOT

Información para coleccionistas de relojes.

Tissot es el nombre más importante de los relojes de la SMH (Société Suisse de Microelectronique et d’Horlorgerie), piezas de pre­cio intermedio que acaparan más de la mitad de las ventas del sector; el resto de las firmas de esta sociedad son Pierre Balmain, Hamilton, Certina y Mido. Tissot tuvo su origen en 1853, cuando Charles-Emile Tissot volvió a Le Locle después de haber trabajado en América durante cinco años y persuadió a su padre para que abrieran una fábrica de relojes. Sus modelos se vendieron a los distribuidores de los Estados Unidos y después a los rusos, un mercado que Tissot ha cuidado con gran interés y que se convirtió en su principal salida tras la revolución de 1917. En 1904, la corte imperial había encargado a Tissot un reloj de bolsillo para otorgar a los oficiales en pago por sus servicios especiales; el primero de ellos fue fabricado en 1915. En 1930, la compañía amplié su mercado con la producción del primer reloj antimagnético, y el “Navigator” de Tissot se convirtió en el primer reloj automático con calendario internacional que podía mostrar a la vez la hora local y la hora mundial. Tissot entró en la era electrónica desarrollando un nuevo embrague electromagnético que facilitaba los cambios auto­máticos en las diferentes zonas horarias, y en 1985 puso a la venta el primer “Rock Watch” con una caja hecha de granito suizo de millones de años de edad. En 1991 añadieron a la Coleccion el “Creation” de cerámica; muchos de los relojes únicos de Tissot se han conver­tido en preciadas piezas de coleccionista.