Hans Wilsdorf – ROLEX

Información para coleccionistas de relojes.

Uno de los nombres más conocidos en la industria de la relojería es Rolex, que comenzó su andadura en 1905, cuando Hans Wilsdorf creó su propia compañía en Inglaterra. En 1910 recibió el primer certificado de la historia que otorgaba a un reloj de pulsera la categoría de “cronómetro”. Al finalizar la Primera Guerra Mundial, la compañía se trasladó a Ginebra, donde fue rebautizada con el nombre de Montres Rolex, 5. A., y emprendió la tarea de dise­ñar una caja totalmente a prueba de agua. En 1926 ya existía un prototipo, que fue analiza­do manteniéndolo debajo del agua durante tres semanas: así nació el Rolex “Oyster”. Cuando Mercedes Gleitz atravesó a nado el Canal de la Mancha y puso el pie en la playa de Dover, Wilsdorf se aseguró de que los fotógrafos estuvieran allí para ser testigos de que el Rolex de su muñeca seguía funcionando perfectamente tras el baño. Durante cincuenta años el “Oyster” ha permanecido virtualmente inalterado, mientras que la compañía seguía investigando en otros modelos mucho más innovadores. El “Datejust”, lanzado en 1945, fue el primer cro­nómetro dotado de cambio automático de calendario; la década de 1950 vio la aparición del modelo “Submariner”, primer reloj de pulsera garantizado a una profundidad de 91,5 metros bajo el agua, y en 1971 nació el “Sea Dweller” especialmente pensado para buceadores, con válvula de helio para soportar la descompre­sión. Unos años antes, Edmund Hilary había llevado a la cima del mundo un Rolex, cuando logró escalar el Everest (8.839 m) en 1953.